Bienvenido !

Un relato por dia. Envia el tuyo a castillo@diariohoy.net
Extensión sugerida 5000 caracteres.


Las opiniones vertidas y/o contenidos de los cuentos son exclusiva responsabilidad de los autores. Siempre Noticias S.A no se hace responsable de los daños que pudieran ocasionar los mismos

domingo, 30 de marzo de 2008

El Hedor



Por Sutter Kaihn (*)




Hola nena, ¿de dónde venís?

- preguntó la muchacha policía detrás del mostrador de la comisaría “La unión”. La niña se había perdido y eso se caía de maduro. Fue mucha suerte el haber encontrado aquel lugar, lo que no se sabía aún, era de dónde provenía. La pequeña llevaba consigo una muñeca sin un brazo y sin su pequeño vestido. Ella tenía la mirada triste y carente de brillo. -¿Dónde se encuentran tus papás?

- volvió a cuestionar la muchacha, pero la niña seguía sin responder. Parecía haber salido de la
nada. De un tiempo perdido y lejano, en el que uno podría perderse y vagar eternamente. La pequeña, simplemente, atinó a dar un par de pasos, y consiguió la ternura de la oficial dándole un abrazo terminando en un sollozo casi inaudible.

-Ah, bueno, bueno... Pobrecita- se sorprendió la chica.

-¿Estás perdida?- pero seguía sin contestar. Entonces Leonor la llevó a la oficina para darle atención.

-Jacinto, ¿no me cubrís que estoy ocupada?- le dijo a su compañero.

-¿Y esa nena?- cuestionó él, sorprendido.

-No sé, apareció acá dentro. Ni idea de cómo llegó.

La llevó hacia el escritorio y la dejó sentada frente a ella. La niña seguía con la mirada perdida. Le llamaba la atención el lugar donde se hallaba. Era nuevo, no era su casa.

-¿Cómo te llamás?- Volvió a interrogar, pero siguió siendo en vano. La niña levantó la vista... De pronto había captado su atención.

-¿Cuántos años tenés, mi vida?-. La pequeña levantó su manita y le mostró cuatro dedos.

-¡Ah, muy bien!- se sorprendió Leonor.

-Ahora vení que te limpio- sugirió, y sacó un pañuelo para limpiarle la carita. Había estado llorando, también tenía un poco de tierra. Su vestido estaba igual de sucio, el abandono era evidente. -Y decime...

¿por qué te fuiste de tu casa?- volvió a cuestionar, pero la niña atinó a alcanzar los papeles del escritorio.

-Ah, querés dibujar. Bueno, un poco te dejo. Te voy a traer agua. ¿Querés agüita mi amor?- preguntó tiernamente y la pequeña movió la cabeza. Antes de ir por el agua, ella le acercó unos papeles y una lapicera, para que la perturbada niña pudiera distraerse un poco de la
triste situación que la abrumaba. Caminó hacia la cocina, tomó un vaso y lo
acercó a la canilla. Antes de volver, el teléfono interrumpió sus pensamientos.

Su compañero estaba allí.

-Comisaría La Unión, buenas tardes... Sí, qué tal. Aja, sí. Pero... No, no. Cla... No señora, lo que pasa que... No, no. Pero... -Leonor sospechó un momento y fue hacia el aparato. -Dejame a mí- dijo decidida y atendió.

-Hola. Sí señora, estamos en eso. Varias personas denunciaron lo mismo. Sí, claro. ¿Ah si? Ok. enseguida le mandamos un móvil, no se preocupe. Déjeme sus datos... Listo, muchas gracias- dijo la muchacha, y colgó el aparato.

-¿Qué pasó?- preguntó su compañero.

-Esta es la séptima persona que denuncia lo mismo. Hace como una semana que reciben llamados anónimos. Parece que alguien anda esperando que se ausenten para robar. Es la típica... Además, hay un olor fuerte por toda la cuadra, ya varios se quejaron también por eso- espondió Leonor, y recordando a la niña, se dirigió con el vaso hacia la oficina. La pequeña aún estaba dibujando sobre el escritorio y cuando ésta se acercó, sus ojos quedaron fijos en ella.

Su garganta parecía estar pasando clavos y el vaso se estrelló contra el piso.

-Jacinto, vení conmigo ahora- balbuceó la oficial. Su compañero la miró con más atención. -¿Qué pasó?-. Ella se acercó hasta la puerta y dejó a otro policía a cargo de la niña. Su rostro se había
colmado de tristeza.

-Ya te digo, arrancá la patrulla-. En el transcurso del viaje él notó que Leonor no estaba bien, una pequeña lágrima rodó por su mejilla.

-Leo, ¿te pasa algo?- preguntó él.

-Nada, seguí manejando. -Ordenó ella, y él manejó por largos minutos hasta que llegaron al lugar.

-Es acá. La señora que llamó me dio la dirección de donde viene el olor...- musitó entre dientes y tragó saliva. Respiró profundamente y contuvo el llanto.

-¿Olor?- preguntó su compañero.

La casa se veía solemne. Un silencio sepulcral y terrorífico invadía la fachada con las luces apagadas... La puerta parecía entreabierta.

-Que de ahí... viene el olor Jacintoquebró Leonor y bajando la ventanilla del patrullero, una ráfaga de pestilencia los golpeó. Un espantoso hedor de muerte atormentó sus almas. Ella levantó el papel ante su rostro, mostrándole el dibujo de la pequeña. Una mujer yacía sobre una cama salvajemente mutilada, producto de incontables puñaladas propinadas por el marido, que también estaba muerto. Estaba colgando de una soga, bien sujeta al ventilador de techo.

-De ahí viene el olor... de ahí venía la chiquita- sollozó la mujer con el corazón partido. Las llamadas anónimas habían sido realizadas por la pequeña. Fueron llamadas al azar, ya que con sus cuatro años... no sabía a quién recurrir.

(*) Seudónimo

3 comentarios:

Fabiana Herrera dijo...

Buenisimo!!! excelente.. Te felicito Sutter cada dia mejor EH!!!... enhorabuena!!! TE LO MERECES!!
Diario Hoy apoyando a la gente desconocida y CON TALENTO!!! FELICITACIONES!!!
Fabiana Herrera
"EL ESPECTRO" (Radio y web heavy metal)Fm Record 106.7 Mhz

Anónimo dijo...

Pedazo de P... proflico escritor eso es lo unico que puedo decir, tus historias deberian ser promocionadas por pañales pampers...

Me gustan tus cuentos mas que los de sthepen king, naaa mentira, lo que pasa es que es mas rico, jajajaja, hace un cuento largo como el de el y despues hablamos... :P Felicitaciones de nuevo y segui escribiendo mucho cultiva el cerebro que vas en una direccion maravillosa y te adentras en un terreno del que no podes salir. De paso contale a la gente que algunos truquitos te los enseñe yo jajaja...
Salutes Amigo...

PD. Dedicame algun cuento !!!!

Guillote dijo...

Es una maza

sutter

sin palabras


la verdad que muy bueno, tenes pasta para esto, ojala que no sea el primero

y que el diario te de la oportunidad otra vez

asi nos atrapas con estas tetricas y terrorificas historias

cuidate

y nos vimos en ozzy
jaja


te conozco

se quien sos


jaja

adioz


__METAL__RULES__

GUILLE DE LA PLATA